ETA SE DESDIBUJA


Estiba, en vilo

Estibar o desestibar no es solo cargar o descargar un barco, es una actividad profesional que requiere especialización y logística en los puertos; una tarea esencial para la distribución y manejo de mercancías en el mundo por vía marítima.

El de los estibadores es un gremio fuerte, se le acusa de endogámico, tradicionalmente muy seguro de sí mismo y con mucha fuerza a la hora de negociar sus condiciones laborales.

Ahora, el estatus de estos profesionales pende de un hilo en función de cómo se aplique la sentencia europea que obliga a España a liberalizar el sector de la estiba, si por la vía del decreto o de la negociación y el acuerdo.

Este  reportaje  me ha permitido conocer el Puerto de Algeciras, el más productivo y de mayor actividad de España y de los más importantes de Europa, y acercarme al trabajo y el sentir de los estibadores.


El jefe

Hoy te echo de menos, como ayer, como hace un mes, un año, tres ya. No hacen falta aniversarios que nos marquen las pautas para el recuerdo y las sensaciones que producen las ausencias más queridas.

img_2251

Aquí le diste la alternativa a Javi, tu primer nieto, mi hijo, para saborear la vida como se hace con una buena copa de vino.

José Luis García Rodríguez no es nombre norteamericano ni alemán ni suena a país del Este. Es muy nuestro, muy de aquí, tan común como proporcionalmente inverso a lo extraordinario que eras. Posiblemente el mejor cirujano vascular de España, reconocido por su equipo, aprendices, compañeros, pacientes a los que atendiste, a muchos de los cuales les salvaste la vida o se la mejoraste con creces. Y sin embargo, siendo la carrera profesional tan importante en tu vida, no es lo más valioso que atesora tu memoria.

José Luis, mi suegro, es tu nombre el de una persona excepcional, de la que debemos aprender  si queremos disfrutar de  la vida. Nos diste una lección imborrable en momentos difíciles, cuyo final conocías como nadie. Y en eso pienso hoy, no quiero tristeza porque sé que  mejor me pedirías una cerveza o una copita de manzanilla para compartirla contigo y con quien se preciase.

Te recuerdo con frescura en la Fría de Valdelagrana, donde también eras el jefe; en la peña sevillista junto a tu casa; en la Feria bailando sevillanas con tus hijas en la caseta donde también eras el número 1; en la Madrugada, apuntando el alba, para vivir cada año la entrada de tu Gran Poder; en Madrid, viendo otra vez ganar finales a nuestro Sevilla. Y tantas Navidades  en casas rurales juntos en la cocina. Maestro arrocero con el que aprendimos no solo del resultado final sino del proceso a golpes de Tío Pepe fresquito.

Sevillano y andaluz culto, currista, del Gran Poder, los Estudiantes y de la Macarena; sevillista, feriante, de barra de bar, de comerse un pavía, maestro del bacalao al pil pil, de la cruzcampo, el tinto, la manzanilla o el Tío Pepe, según cada momento; hacedor de paellas. Abonado a la siesta. Muy lejos de lo rancio, pues siendo apasionado de cada rincón de Sevilla y de sus tradiciones,  fuiste un gran viajero por todo el mundo y bien que lo supiste apreciar. Y un enamorado de Cádiz, del mar que baña la arena de Zahara de los Atunes.

IMG_4298.JPG

Cuando perdí a mi padre, hace ya 17 años -no dejo de pensar en él ni un solo día de mi vida- tú fuiste para mí esa persona de respeto y cariño que tienes de referencia siempre, sin importar si compartes las mismas ideas en cada momento o no.  A la que, aunque no pudieras decírselo con palabras, necesitabas ver de vez en cuando para sentir su peso moral, su sabiduría. Como hacía con mi padre, menos veces de las que ahora desearía, te buscaba en la peña para compartir unas cervezas contigo, de esas que no vienen a cuento. Y yo sentía que te alegrabas al verme.

Te conocí siendo un chaval; sentía un respeto profundo por tu figura que se mantuvo en el  tiempo, al que se unió un tremendo cariño y admiración. Creo que fue recíproco.  En poco tiempo, creciendo cada año, en cada cambio de nuestras vidas, sentí tu cariño, aprecio y,  sobre todo,  respeto.

Hoy voy a salir a la calle, aunque llueve, qué más da, y voy a brindar por ti, junto a tu hija Mercedes que tanto, tanto, tanto te quiere y tiene presente cada hora del día, como lo hace toda la familia.  Y vamos a reír, quizás también lloremos, y a disfrutar de lo mejor que nos ofrezca la vida, como tú querías, como tú nos enseñaste.

Hoy, como ayer, como hace un mes, un año, ya hace tres. Te echo de menos, jefe.


De cine

Una vez más, el talento andaluz ha encontrado visibilidad en la fiesta del cine español.

La presencia de directores, actores, guionistas, productores, músicos y técnicos de Andalucía ha sido sobresaliente en su trayecto hacia los Goya.

Terminada la gala,  con o sin  la estatuilla más prestigiosa de la industria cinematográfica española, el reconocimiento y la consolidación del cine andaluz y de sus profesionales es una realidad y una gran noticia para los jóvenes que están ahora en el camino.

Minutos antes de la celebración de la Gala, Los Reporteros emitió un reportaje en el que estuve trabajando los días previos con muchos de los nominados de nuestra tierra.

soloEspecial atención me merecen Manolo Solo, que recibió con justicia el Goya al mejor actor de reparto; Alexis Morante, nominado al mejor corto de ficción por Bla, Bla, Bla; los productores de La Claqueta, nominados al mejor documental por Nacido en Siria, y  Pecado Films, cuya nominación fue por los mejores efectos especiales en su película Gernika. Ni que decir tiene, mi admiración y reconocimiento a Alberto Rodríguez  y a los miembros de su equipo, con muchos de  los cuales también hablamos.

 


Traigan a Biri Biri

Biri Biri es nombre de futbolista.

Es ilusión que permanece en el recuerdo de un niño que jugaba a las chapitas y pintaba de negro la cara de otro para tenerlo en su alineación de tapones. Fue así hasta que pude conseguir el cromo.

biri-un-estilo-de-jueg0-11-975-2Como ya  dije en este mismo espacio, yo vi jugar a Biri Biri en el Ramón Sánchez Pizjuán. Entiendo y siento el significado de este nombre, que poco a poco se fue entrelazando con una forma de animar, de conectar a todo un estadio desde el Gol Norte hacia el equipo. Ahora asisto con pena y enfado a la degradación de un grupo que está perjudicando seriamente al Sevilla FC y sembrando división y controversia entre sevillistas. Una situación que ha servido de Despeñaperros para arriba para utilizar el sur, una vez más, como cabeza de turco y para perseguir a la afición del Sevilla.

Los verdaderos culpables de esta situación  -empiezo por lo primero, lo principal- están dentro del colectivo Biris. Imagino que la mayoría de los que se dedican a agredir e insultar no tienen ni idea de quien era Alhaji Momodo Nije. Ellos son los culpables, y comparten responsabilidad con aquellos biris que no participan de esos actos violentos, pero que han sido incapaces hasta ahora de condenarlos públicamente. Tanto golpe de pecho, tanto sevillismo para después no ser capaces de denunciar, controlar o apartar a los 40, 50, 100 delincuentes que habitan entre ellos con la única intención de liarla. Incapaces de encontrar una solución mientras veíamos cómo ante toda España nuestro prestigio como afición se arruinaba a golpe de multas y amenazas de cierre. Incapaces de dar la cara ante la sociedad para decir “basta ya”, somos Biris, denunciamos y vamos a colaborar con el club y las autoridades para echar a los violentos del Sánchez Pizjuán y de su entorno.

Dicho esto quiero compartir esta reflexión:

¿Prohibir la palabra Biri? ¿Dónde estamos? Como muy acertadamente escribió en redes sociales mi compañero periodista Guillermo Sánchez, esto se parece a uno de los capítulos de la novela de Orwell, “1984”. 

En la historia distópica orwelliana existía la “neolengua”, creada por el régimen para eliminar aquellos conceptos de la “viejalengua” con el objetivo de dominar el pensamiento.

En ese contexto, todos aquellos sevillistas que participemos de alguna manera del “sentimiento Biri” estaremos amenazados por la “policía del pensamiento” que nos acusará de cometer un “crimental” (lo que en el libro se conoce como crimen del pensamiento) y el Gran Hermano Tebas nos lo hará pagar. Un Big Brother que tiene ojos en todos los estadios, aunque parece que solo los abre en uno, y en una sola grada del mismo.

tifo-biri

En este estado, ¿prohibirán la palabra Atlético porque el Frente Atlético tenga muertos en su currículum de violencia y fascismo? ¿Prohibirán la palabra sur porque los Ultra Sur madridistas sigan burlando a Florentino y vayan campando a sus anchas?

frente-atletico-2-575x323

¿Prohibirán las siglas de nuestros partidos porque en ellos se encuentren corruptos? ¿Se atreverán, incluso, con las de Fuerza Nueva por lo que ellas representan de violencia e intolerancia, señor Tebas?tebas

Persigan, denuncien y echen del fútbol a los delincuentes, sean del color que sean. ¿Es que no hay medios policiales, tecnológicos, legales en definitiva, para identificar a violentos que se citan en los mismos lugares fuera y en los mismos espacios dentro de un estadio?

Señor Castro, presidente del Sevilla FC, como máximo dirigente del club le pido que inviten a venir a Biri Biri; en primer lugar para que a aquellos que han ensuciado y asociado su nombre a la violencia se les caiga la cara de vergüenza. Después, llévelo a Madrid, convoque a los medios capitalinos y muéstreles, como saben hacerlo en el Sevilla FC, quién es este mítico futbolista en nuestra historia. Utilice vídeos, fotografías, testimonios, lo que prefiera, pero transmita lo que significa para la afición sevillista la figura de este jugador. Que el propio Biri diga públicamente si se identifica con lo violentos o si, por el contrario, está orgulloso de que su nombre se asocie a una de las mejores aficiones del mundo. Enseñe de paso a la prensa de Madrid, con documentación diversa, cómo tratan a nuestros aficionados en otros estadios, incluidos el Bernabéu y el Calderón o Mestalla, La Rosaleda… También cómo atacan a una peña sevillista en Barcelona radicales de otro equipo, que no se nombra porque solo se habla de “un grupo de encapuchados”.

Ponga en evidencia que aquí no miramos para otro lado, que estamos en ello, pero que no podemos consentir ser los cabeza de turco una vez más. Será difícil, porque allí muchos de los periodistas que tanto hablan de “la violenta afición sevillista” trabajan (tristemente para la profesión) con la camiseta y la bufanda de su equipo puesta, igual que el propio presidente de la LFP.

Difícil asunto, pero, con todos mis respetos, creo que el club no ha sabido gestionar este tema. Una entidad tan profesionalizada, con personas tan cualificadas en las áreas de Comunicación y Márketing, ha sido incapaz de reaccionar de manera inteligente ante la presión y desprestigio generalizado del Gol Norte del Sánchez Pizjuán.

Yo vi a Biri Biri en el Ramón Sánchez Pizjuán, y como escribí hace ya algún tiempo aquí tras la agresión de unos ultras del grupo Biris a aficionados del Rota en un partido amistoso, en aquella época los ultras éramos nosotros, familias enteras que íbamos al estadio lloviese, tronase o hiciera un sol de justicia. Que no vengan a darnos lecciones de sevillismo estos impresentables que han manchado el nombre de un jugador tan querido como Alhaji Momodo Nije, Biri Biri.

Pero tampoco aceptemos, mucho menos desde el propio club, que nos prohiban palabras y conceptos que ni agreden ni insultan a nadie por sí mismos. Biri, por si no lo sabían, es nombre de futbolista, uno de los nuestros. ¿Nos obligarán también a retirar su imagen de la lona junto al mosaico de preferencia?

murual

Ahora que con la llegada de Trump se han disparado las ventas de 1984, de Orwell, se ha producido un paralelismo inquietante a nuestro alrededor; entre unos y otros estamos levantado un muro de silencio en el Ramón Sánchez Pizjuán,  mientras el ojo del Gran Hermano observa nuestro comportamiento.


Democracia imperfecta

Hoy es el Día Internacional de la Democracia. Si además de discursos grandilocuentes sirviera para reflexionar sobre la crisis profunda que atraviesan nuestras democracias, sería muy útil.

Nosotros lo hemos hecho en este reportaje con expertos muy cualificados.

 


El Recre y el Sevilla FC

Esta semana he tenido la oportunidad de acercarme al Recreativo de Huelva, el decano del fútbol español, a su historia y a su gente.

Me cuentan las personas que intervienen en el reportaje la angustia y preocupación con la que viven el momento casi agónico del club como consecuencia de la mala gestión y malas artes de su propietario, Pablo Comas, que mantiene “secuestrado” al club y al borde de la desaparición.

Pero también he podido comprobar cómo crece en Huelva una animadversión hacia el Sevilla FC, pues ven una “mano negra” –dicen algunos– o , cuando menos, a un agazapado  club sevillista y  sus aficionados a la espera de que desaparezca el Recre para alcanzar el decanato.

Soy sevillista, voy al Estadio Ramón Sánchez Pizjuán desde que era pequeño de la mano de mi padre y de mi hermano; mi numero de carnet, el 611,  puede dar fe de ello, y siempre he visto un cariño excepcional al Recreativo de Huelva. Cuando existían los marcadores simultáneos, cada gol del Recre se cantaba como propio,  se aplaudían los éxitos del decano y se lamentaban sus fracasos. Lo mismo ha ocurrido con el Cádiz y otros equipos andaluces (no el Real Betis, precisamente).

No me entra en la cabeza que se pueda pensar desde Huelva que los sevillistas en general, o un  club como el Sevilla FC en particular, escondan esas oscuras intenciones en un momento tan delicado en la historia del club más longevo de España, que también vivimos con preocupación y cercanía.

Que el Sevilla FC haya cambiado su fecha de fundación al encontrar documentos que sitúan su nacimiento en 1890,  después en cualquier caso que el del Huelva Recreation Club, es legítimo, y en ningún caso debe atentar contra el decanato del Recre. Otra cosa es que desde el punto de vista de los historiadores pueda haber más o menos discrepancias o haya interpretaciones distintas respecto a si el original Sevilla Football Club desapareció o si tuvo continuidad en el actual. Sinceramente, a mi eso me da igual. Si se documenta científicamente que nació en 1890, bien; si resulta que fue en 1905, bien también.

No estoy dentro del club, pero aparte de ciertos  presidentes prepotentes que pudieran generar recelo, qué club de España no los tiene o los ha tenido (no es el caso actualmente),  me consta que el Sevilla FC ha mantenido siempre buena relación con el club decano a lo largo de la historia.

He hablado con personas que me han parecido muy preparadas y competentes, como Narciso Rojas, el fundador del Recreativo Supporters Trust, un movimiento social que pretende desalojar al dueño y devolver la esencia del club a los aficionados y a la ciudad de Huelva. Su labor está siendo decisiva para que se muevan los ciudadanos y las instituciones, y de paso que los medios de comunicación se hagan eco del problema tan  grave de la institución recreativista. Creo que, al igual que está haciendo el Trust, debemos sumar entre todos, arrimarnos, hacer frente común, y no alentar confabulaciones que no tienen sentido.

No he hecho encuesta alguna, no me hace falta, pero me atrevo a decir que el 99,9% de los sevillistas queremos y respetamos al Recre; como el 99,9% de los béticos; como el 99,9% de los sevillanos.

Somos andaluces, nos gusta el fútbol, demos pasos que nos unan y nos hermanen en lugar de alimentar odios y agravios comparativos. Nos irá mejor a todos, le irá mejor a Andalucía.

¡Vamos Recre!